lunes, 6 de febrero de 2012

06. Taller 08. El clima polar

C.1. El paisaje polar
Las zonas polares se encuentran en los extremos de la Tierra: al Norte del Círculo Polar Ártico y al Sur del Círculo Polar Antártico. Son dos de las zonas más frías del planeta debido a que los rayos solares llegan muy inclinados y la insolación es mínima.
·                      Características
Las temperaturas son muy bajas, normalmente inferiores a los 0°C, y pueden llegar hasta los –40°C. Únicamente en verano las temperaturas superan los 10°C. La lluvia es prácticamente inexistente y las escasas precipitaciones caen en forma de nieve. Por esa razón, el paisaje polar aparece casi siempre cubierto con un espeso manto de hielo y, en consecuencia, se habla de desiertos fríos.
Durante el verano, la tierra libre de hielo se cubre de musgos, líquenes y pequeñas flores, que contrastan con el blanco invernal. Esta vegetación es la tundra, y crece únicamente en el Norte de América, Europa y Asia. Con ella se alimentan algunos animales, como osos y renos. 
Sin embargo, el subsuelo se mantiene permanentemente helado e impide que se desarrolle ningún árbol.
En las zonas más próximas a los polos, el suelo, siempre helado, impide la existencia de vegetación.

·                      Hábitat: Los habitantes del frío
Como un contraste con el cielo habitualmente gris, los pueblos de las latitudes frías acostumbran a pintar sus casas con colores alegres y visibles. En la fotografía, paisaje de Groenlandia.

Tradicionalmente la tundra de América ha sido habitada por los esquimales, pueblos cazadores y pescadores. En el Norte de la península Escandinava viven los lapones, dedicados al pastoreo de rebaños de renos.
 
Actualmente, la vida de estos pueblos ha cambiado mucho con la introducción de tecnología moderna y la facilidad de las comunicaciones; además, en las zonas polares se explotan recursos minerales, entre ellos, el petróleo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada