jueves, 1 de septiembre de 2011

Unidad 4. Ríos y mares. La hidrosfera

TALLER 1. EL AGUA EN LA NATURALEZA
Se denomina hidrosfera al conjunto de aguas que forman los mares y océanos, los ríos, los lagos, los casquetes polares, los glaciares, las aguas subterráneas y el vapor de agua que hay en la atmósfera.
El agua es la sustancia más abundante que hay en la Tierra, ya que ocupa las tres cuartas partes de la superficie del planeta. Puede encontrarse en estado sólido (hielo), líquido (agua) y gaseoso (vapor).
El agua se presenta en la Tierra en forma de agua dulce y agua salada. Sin embargo, la proporción de cada una es muy desigual: el 97,21% del agua de la Tierra es salada y sólo el 2,79% es dulce.


1.1. AGUA SALADA: OCÉANOS Y MARES.
La mayor parte del agua del planeta es salada (97,21% del agua de la Tierra) y se encuentra en los océanos y mares.
  • Un océano es una gran masa de agua que separa continentes. Los grandes océanos de la Tierra son: el Pacífico, el Atlántico y el Índico. Los tres juntos forman, al Sur de la Tierra, el océano Glacial Antártico. El Pacífico y el Atlántico se unen al Norte formando el océano Glacial Ártico.
  • Los mares son la prolongación de los océanos en las zonas más cercanas a los continentes, como el mar Cantábrico o el mar Caribe, que son una continuación del océano Atlántico.

1.2. AGUA DULCE: LAGOS Y RÍOS.
El agua dulce del planeta significa el 2,79% del total del agua de la Tierra, y se reparte entre: 
  • Lagos y ríos (0,02%), 
  • Capas y humedad del suelo (0,62%), 
  • Icebergs y glaciares (2,14%), 
  • Atmósfera (0,01%).
Los lagos son masas de agua permanente depositadas en depresiones y que se alimentan del agua de lluvia y de la que aportan los ríos.
Los ríos son corrientes continuas de agua. El agua procede de fuentes y manantiales, de la lluvia o de la fusión de las nieves.


A. ¿Qué debemos saber de un río?
  • La cantidad de agua que lleva un río es el caudal
  • El cauce es el espacio por donde discurre el río y va su caudal, es deicr, la parte de un valle por donde discurren las aguas del río.
  • El caudal de un río depende de las características de su cuenca, es decir, del conjunto de tierras cuyas aguas van a parar a dicho río.
  • El régimen de un río son las variaciones que experimenta su caudal a lo largo del año. Puede ser pluvial si el río recibe el agua de la lluvia, nival si recibe el agua de la nieve o mixto si la recibe de ambos.

B. El trabajo de los ríos
La fuerza del agua y de los materiales que arrastran los torrentes y los ríos tienden a igualar el relieve rebajando las montañas y rellenando los valles y depresiones; este proceso dura millones de años.
El río, a lo largo de su curso, desde que nace hasta que desemboca, realiza diversos trabajos:

CURSO ALTO
  • Es la parte donde nace el río y sus primeros tramos.
  • Como el río suele nacer en una montaña, en esta primera parte el río va muy pendiente.
  • Por eso, sus aguas bajan con fuerza y gran velocidad.
  • Debido a esto, el río arrastra rocas de gran tamaño, excava valles. Es el proceso de erosión.
    CURSO MEDIO
    • Es la zona media del recorrido del río.
    • El río suele discurrir por terrenos de menor pendientes.
    • Por eso, el agua circula a menos velocidad.
    • En esta zona el río va arrastrando arenas y otros granos finos.
    • Entonces el río hace un trabajo de transporte de los materiales que puede arrastrar.
    • El río suelo formar grandes curvas llamadas meandros.


    CURSO BAJO
    • Es parte final del recorrido del río: La desembocadura del río en el mar.
    • El río vierte en el mar sus aguas y los materiales que ha ido arrastrando.
    • En su curso bajo la pendiente es cada vez más débil, las aguas pierden velocidad y fuerza. 
    • El río realiza un trabajo de sedimentación al depositar los materiales que arrastra. 
    • Rellena los valles, forma deltas y hace emerger las playas poco profundas.


    TALLER 2. LA DINÁMICA OCEÁNICA
    2.1. LOS MOVIMIENTOS DE MARES Y OCÉANOS
    Las aguas de los océanos y mares están siempre en movimiento debido a la acción de las olas, las mareas y las corrientes marinas.

    A. Las olas

    Las olas son ondulaciones que se forman cuando el viento agita la superficie de mares y océanos. Entonces las aguas se rizan y empujan a las que están al lado, y éstas, a su vez, agitan las aguas contiguas, y así sucesivamente.
    Cuando observamos las olas desde la costa tenemos la impresión de que avanzan hacia la playa, pero en realidad no se desplazan: únicamente suben y bajan en un movimiento de tipo circular, y se deforman y se rompen cuando rozan el fondo del mar.


    Cuando las olas llegan a la costa, su parte inferior roza la playa y se frena.
    La parte superior cae, haciendo que la ola rompa y forme nubes de espuma.
    B. Las mareas
    Las mareas son ascensos y descensos del nivel de las aguas del mar provocados, básicamente, por la atracción de la Luna sobre las aguas de océanos y mares.
    La fase en la que el nivel del agua sube la conocemos como marea alta.
    La fase de descenso es la de marea baja.




     


    C. Las corrientes marinas
    Las corrientes marinas son como grandes ríos que discurren por los océanos.
    Aunque parezca extraño, las aguas de las corrientes y las del resto del mar no se mezclan porque son muy distintas en temperatura, densidad y salinidad.
    Cuando la temperatura de una corriente es superior a la de las aguas contiguas se considera que es una corriente cálida, y si es inferior, fría.

    La Corriente de Australia Oriental es la corriente oceánica más larga en los alrededores de la costa de Australia y transporta agua cálida en sentido contrario a las agujas del reloj hacia la costa oriental de Australia.

    "Buscando a Nemo" ilustró la Corriente de Australia Oriental como una autopista marina en el que diversos peces y tortugas viajaban en dirección de la costa oriental de Australia. La premisa fundamental de la historia es correcta, pues cada verano miles de peces son barridos desde la gran barrera de coral hasta los puertos de Sydney y más al sur.


    2.2. LA ACCIÓN DEL MAR EN EL MODELADO DE LAS COSTAS.
    La acción del agua, sobre todo de las olas y las mareas, modela las costas, desgastando los acantilados y provocando su retroceso.
    Las rocas arrancadas del acantilado, junto a los sedimentos que los ríos han depositado en el mar, son arrastrados por las corrientes costeras y se depositan en zonas resguardadas, donde forman playas, albuferas, etc.

    TALLER 3. LOS RÍOS DE EUROPA Y LA PENÍNSULA IBÉRICA
    3.1. RÍOS DE EUROPA.
    • Hay tres clases de ríos en Europa, cuyas características dependen del clima del lugar por donde pasan:
      • Continentales (Dvina Occidental, Dniéper, Don...): aumentan su caudal en primavera por la fusión de las nieves y en verano, por las lluvias.
      • Oceánicos (Garona, Loira, Támesis, Elba...): caudalosos y regulares por la abundancia de lluvias.
      • Mediterráneos (todos los del Sur menos el Ebro, el Ródano y el Po): son cortos y sufren fuertes estiajes.


    3.2. RÍOS Y VERTIENTES DE LA PENÍNSULA IBÉRICAE EUROPA.
    • También hay tres tipos de ríos peninsulares, dependiendo de la vertiente en la que desem- bocan. Sus rasgos se relacionan con el relieve y el clima:
      • Cantábricos (Nalón, Navia...): son cortos ya que la cordillera Cantábrica está cerca de la costa, caudalosos y llevan mucha corriente.
      • Atlánticos (Tajo, Duero...): como son largos, reciben muchos afluentes y son bastante caudalosos. Desembocan en el océano Atlántico debido a la inclinación de la Meseta Castellana hacia este océano.
      • Mediterráneos (Turia, Segura...): son cortos, poco caudalosos e irregulares; sufren estiajes y crecidas.

    TALLER 4. EL APROVECHAMIENTO DEL AGUA
    4. EL APROVECHAMIENTO DEL AGUA.
    4.1. AGUA DULCE: RÍOS Y LAGOS.
    Desde siempre el ser humano ha utilizado el agua como fuente de recurso. 
    Los ríos y lagos nos proporcionan el agua dulce necesaria para el consumo humano, la industria y la agricultura. También son un atractivo turístico, porque favorecen actividades de ocio y excelentes vías de comunicación.
    La agricultura es el sector que más agua consume. En España, el 80% del agua disponible tiene un consumo agrícola. Es importante mejorar los canales y acequias para evitar las fugas de agua, no regar a pleno sol, y usar técnicas de ahorro de agua.

     

    La mayoría de veces, el agua de los ríos y lagos debe ser tratada en una planta potabilizadora antes de su consumo. El agua es un bien escaso, por lo que se fomenta el ahorro doméstico para no desperdiciarla.
    Finalmente el agua de las ciudades es tratada nuevamente en plantas depuradoras antes de volver a los ríos.
    Los ríos y lagos atraen al turismo porque ofrecen paisajes de gran belleza y la oportunidad de practicar muchos deportes y actividades de ocio en contacto con la naturaleza.

    Los ríos, a veces, han sido una barrera que ha separado países y pueblos. En otras ocasiones son excelentes vías de comunicación.

    En los embalses almacenamos el agua de los ríos. Las presas regulan la capacidad del embalse. La fuerza con la que el agua retenida sale de la presa es aprovechada para producir energía en las centrales hidroeléctricas.

    4.2. AGUA SALADA: MARES Y OCÉANOS.
    Las plantas desalinizadoras permiten obtener agua potable a partir del agua salada. Las instalaciones de una planta desalinizadora suponen una gran inversión y elevados costes de explotación, de ahí que estos procedimientos son justificables en casos de gran necesidad y para pequeños consumos domésticos


    La pesca es una actividad que ha evolucionado mucho. Actualmente se realiza en pequeños barcos de cabotaje (bajura) o en grandes buques congeladores (altura o gran altura) que faenan lejos de sus puertos de origen. España cuenta con una flota pesquera muy importante.

    Las aguas de los océanos y los mares sirven como vías de comunicación. La navegación marítima es sobre todo importante para el transporte de mercancías, ya que un barco tiene una gran capacidad de carga. En España el transporte marítimo está orientado principalmente al transporte de mercancías.


    El mar y la costa se han convertido en muchos casos en un recurso turístico que atrae a numerosos visitantes, a la vez que crea muchos puestos de trabajo. Pero es importante evitar el turismo masivo que ocasiona importantes agresiones medioambientales. España es uno de los principales destinos turísticos del mundo.

    4.3. LA CONTAMINACIÓN DEL AGUA.

    Los ríos, lagos y mares recogen, desde tiempos inmemoriales, las basuras producidas por la actividad humana. 
    El ciclo natural del agua tiene una gran capacidad de purificación. Pero esta misma facilidad de regeneración del agua, y su aparente abundancia, hace que sea el vertedero habitual en el que arrojamos los residuos producidos por nuestras actividades.
    Pesticidas, desechos químicos, metales pesados, residuos radiactivos, etc., se encuentran, en cantidades mayores o menores, al analizar las aguas de los más remotos lugares del mundo. Muchas aguas están contaminadas hasta el punto de hacerlas peligrosas para la salud humana, y dañinas para la vida.

    La degradación de las aguas viene de antiguo y en algunos lugares, como la desembocadura del Nilo, hay niveles altos de contaminación desde hace siglos; pero ha sido en este siglo cuando se ha extendido este problema a ríos y mares de todo el mundo
    Primero fueron los ríos, las zonas portuarias de las grandes ciudades y las zonas industriales las que se convirtieron en sucias cloacas, cargadas de productos químicos, espumas y toda clase de contaminantes. Con la industrialización y el desarrollo económico este problema se ha ido trasladando a los países en vías de desarrollo, a la vez que en los países desarrollados se producían importante mejoras.
      

       

    Desastre del Guadiamar: 
    A. ¿Cómo se produce la contaminación del agua?
    Generalmente, la contaminación del agua se produce a través de la introducción directa o indirecta en los acuíferos o cauces de diversas sustancias que pueden ser consideradas como contaminantes.
    Pero existen dos formas principales de contaminación del agua:
    • Una de ellas tiene que ver con la contaminación natural del agua, que se corresponde con el ciclo natural de ésta en que puede entrar en contacto con ciertos constituyentes contaminantes (como sustancias minerales y orgánicas disueltas o en suspensión) que se vierten en la corteza terrestre, la atmósfera y en las aguas.
    • Pero el otro tipo de contaminación del agua tiende a ser la más importante y perjudicial, y tiene especial relación con la acción del ser humano.
    B. Consecuencias de la contaminación del agua
    Esta contaminación no sólo afecta a los propios humanos en sí, sino a la fauna y a los diferentes seres vivos que pueden vivir en la misma.
    Eso sin contar que el agua contaminada puede ser portadora de una gran variedad de enfermedades, algunas de ellas mortales.


    C. ¿Qué hacer? Medidas para ahorrar y no contaminar el agua.
    1. En el baño: 
    • Revisa regularmente las instalaciones hidro-sanitarias y equipos para detectar fugas. 
    • No utilices la taza del baño como basurero. 
    • Coloca una botella de agua de 1lt. en el depósito del agua, esto te ayudará a ahorrar un litro de agua por cada descarga 
    2. En la limpieza personal: 
    • Cierra las llaves del agua mientras te enjabonas o afeitas y ábrelas sólo para enjuagarte. 
    • Coloca una cubeta para recoger el agua fría mientras sale la caliente; puedes usarla después en la limpieza de la casa, del coche o para regar las plantas. Al fugarse una gota por segundo, al final del día se llena una cubeta de por lo menos 30 litros. 
    • Enjuágate los dientes, después de cepillarte, con un vaso de agua 
    3. En la limpieza de la casa: 
    • Limpia pisos, paredes y vidrios con dos cubetas de agua; una para limpiar y otra para enjuagar. No abuses de los productos de limpieza. 
    • Aprovecha el agua jabonosa para lavar los escusados. Si la del enjuague está libre de productos de limpieza, utilízala para regar las plantas o el jardín.
    4. En la cocina: 
    • Antes de lavar los trastos, retira los residuos de comida y deposítalos en un bote o bolsa; no los arrojes por el drenaje ni los revuelvas. 
    • Remoja los trastos de una sola vez; si tienen mucha grasa, utiliza agua caliente. Enjabónalos con la llave cerrada y enjuágalos rápidamente bajo un chorro moderado. 
    • Lava las verduras en un recipiente con agua; tállalas con los dedos o con un cepillo y desinféctalas. Reutiliza esta agua para el escusado o regar plantas.
    5. Al lavar la ropa: 
    • Remoja la ropa en jabón para que sea más fácil quitar manchas y mugre. 
    • Si lavas la ropa en el lavadero, no desperdicies el agua. Reutiliza con la que enjuagaste para remojar la siguiente tanda de ropa sucia . 
    • Si utilizas lavadora, úsala sólo para cargas completas. Esto ayuda a ahorrar agua y energía eléctrica. 
    • Utiliza poco detergente, no es necesario crear mucha espuma, basta con sentir el agua jabonosa, recuerda que lo que limpia la ropa no es la espuma. 
    • Utiliza detergentes biodegradables.
    6. Para regar las plantas: 
    • Hazlo durante la noche o muy temprano, cuando el sol tarda más en evaporar el agua. 
    • Reutiliza el agua que juntaste de la regadera y de lavar las verduras para regar las plantas o el jardín. 
    • No retires las hojas que caen de la poza de la planta, para ayudar a mantener la humedad por más tiempo.

    1 comentario: